Dic
1

CUANDO CALLAN LAS TROMPETAS (CRÓNICA: IDK Gipuzkoa 86 – CREF ¡HOLA! 54)

callanlastrompetas

Foto: “Luis García @lgarcia_69

Nuestro primer equipo cosechó su séptima derrota de la temporada tras completar un mal partido ante un IDK que se mostró superior a las nuestras no sólo en diferentes apartados estadísticos, sino en los momentos clave del partido. Circunstancia, que empañó no sólo el debut de Hailey Dunham con la camiseta de CREF ¡HOLA!, sino la buena dinámica de las de Antonio Pernas, que pese a seguir coqueteando con la última posición acumula un puñado de sensaciones a las que el balance de victorias y derrotas continúa sin hacer justicia.

La victoria es plural. La derrota, unánime. Y el baloncesto perdura, porque no hay jugador que no anhele repetir el estimulante placer de anotar. Una delicia en forma de canasta(s) que se resistió (una vez más) el pasado domingo durante gran parte del partido frente a un IDK Gipuzkoa que neutralizó el inagotable aunque poco efectivo empuje de nuestro primer equipo, que por momentos demostró más miedo a ser sometidas, que voluntad de llevarse su cuarta victoria de una de las canchas más exigentes de la competición.
De la mano de Paola Ferrari, las donostiarras golpearon primero. Y lo hicieron para llevar no perder en ningún momento el timón del partido. El primero de los siete (!) triples que iba a anotar la paraguaya abría un marcador que, mediado el primer periodo (pese al desacierto inicial) reflejaría una igualdad (12-10) propia del que se presumía uno de los mejores partidos de la jornada. Los primeros puntos de Hailey Dunham con la camiseta de CREF ¡HOLA!, iban a sumarse al generoso esfuerzo de Sarah Imovbioh para plantar cara a un IDK Gipuzkoa que pronto pondría tierra de por medio con un imprevisto parcial de 9-0 comandado por Nadia Colhado (18 puntos, 10 rebotes, 24 de valoración). Dos lejanos triples de María Bettencourt (13 puntos) reanimaron a las nuestras (22-15), que a pesar de la avalancha local, zanjarían el primer periodo llevando (aunque no en el marcador) la iniciativa del partido.
Claro que al inicio del segundo cuarto, un demoledor parcial de 11-0 abriría la primera gran brecha en el marcador (34-20). No tanto por el acierto de las de Azu Muguruza, como por el desconcierto de las nuestras, el partido parecía decidirse a favor de las primeras, que de la mano de Astou Traoré (13 puntos, 10 rebotes y 21 de valoración en su último partido con IDK) y Toch Sarr (13 puntos, y 15 de valoración), sofocaban cualquier intento de insurrección visitante, liderado por una desacertada aunque voluntariosa Tamara Abalde (7 puntos, 8 rebotes) y por Hailey Dunham (14 puntos, 5 rebotes, 11 de valoración), únicas dos trincheras en las que cobijarse para minimizar daños. Y es que las trompetas no sonaban sino tímidas, deseando dar comienzo a una contienda que todavía en el descanso (44-28) parecía echar de menos a la imprecisa (y confundida) tropa dirigida por Antonio Pernas.
Hay quien dice que el único medio de vencer una guerra es evitarla. Que el arte de la guerra, consiste es doblegar al enemigo sin luchar. Pero las nuestras, lejos de evitar el conflicto, salieron del vestuario con el cuchillo entre los dientes dispuestas a recuperar lo que creían suyo. Para ello, impusieron un ritmo de partido diferente, lleno de personalidad, que en tan sólo cuatro minutos puso en un brete (44-34) a un IDK Gipuzkoa que hizo gala del oficio que a la postre les haría sumar su cuarta victoria de la temporada. El quinto y el sexto triple (¡sin fallo!) de Paola Ferrari (22 puntos, 4 rebotes, 7 asistencias y 26 de valoración en su vuelta a las canchas) devolvieron a su equipo el indiscutible dominio del partido (52-36) al borde del último periodo. Las nuestras, que todavía no habían dicho su última palabra, iban a volver a acercarse en el marcador (64-51) gracias a los puntos de Hailey Dunham e Ivana Brajkovic (7 puntos, 3 rebotes, 7 de valoración). Pero entonces las trompetas volvieron a enmudecer. Y un estremecedor silencio sometió de nuevo a las nuestras, impotentes. Circunstancia, que aprovecharon las locales para sentenciar el partido gracias a un cruel y definitivo parcial.
Dicen que el silencio es el único amigo que jamás traiciona, pero en este caso las nuestras no supieron manejarlo. Un mal partido. Una nueva derrota. Un obstáculo, con forma de oportunidad para las nuestras, que el próximo sábado pondrán a prueba su ambición ante un remozado Mann-Filter.
Jorge @AceroPereda
Comunicación C.D. CREF