Dic
5

LA SOMBRA DEL PODER (CRÓNICA LF: CREF ¡HOLA! 60 – MANN FILTER 84)

tamara-mann

Después de un extraordinario primer periodo, en el que (todas) las piezas parecían encajar en el segundo partido de Hailey Dunham, nuestro primer equipo se vio superado por un acertado Mann Filter que desdibujó la actuación de Tamara Abalde (21 puntos y 11 rebotes) gracias a una actuación coral de (todas) sus jugadoras. Desconcertadas durante gran parte del partido, poco pudieron hacer las nuestras en un último periodo en el que las de Víctor Lapeña sentenciaron (no sin oficio) la octava derrota de nuestro primer equipo.

Todo poder conlleva una gran responsabilidad. Un compromiso (consigo mismas) que parece pesar a las jugadoras de nuestro primer equipo, quienes desde hace varias jornadas se han mostrado incapaces de sacudirse las dudas, los miedos, que les ha planteado este exigente primer tramo de la temporada. Y es que mientras sus rivales (al menos los once a los que ya se han enfrentado) asumen responsables todas y cada una de sus aptitudes, las nuestras se diluyen lentamente tras cada revés. No importa la dimensión del obstáculo. Nos hace dudar de nuestro decidido compromiso, de nuestro poder, responsable. De nosotras mismas.
Entonces aparecen las sombras que nos impiden competir a nuestro (verdadero) nivel, que apagan nuestra ambición y que permiten escaparse en el marcador a los rivales. Sucedió en Guipúzcoa. También frente a Mann Filter. Que después de un excelente primer periodo (18-17) en el que no sólo destacaron los 8 puntos de Hailey Dunham sino la enorme defensa de María Bettencourt sobre Roneeka Hodges (además de la incesante actividad defensiva de Cristina Pedrals, el dominio bajo los tableros de Sarah Imovbioh, o la imponente presencia de una acertada Tamara Abalde), las nuestras se vinieron abajo cuando las de Víctor Lapeña recuperaron la iniciativa en el marcador con una canasta de Carolina Esparcia (20-21). Atrás quedaba un excelente planteamiento de partido, o la incesante suma de esfuerzos, que sin acierto (¡6/20 en tiros de campo!) mantenía a nuestro primer equipo por delante. Sin prisa, pero sin pausa, las visitantes se aprovecharon de nuestras pérdidas de balón tanto como del acierto de Alisia Jenkins (17 puntos, 15 rebotes, y 27 de valoración), clave en la reacción de Mann-Filter. Un lejano triple de María Bettencourt, y de otro de Cris Pedrals, redujeron la diferencia en el marcador (31-34) al borde del descanso. Pero un parcial de 0-5 neutralizaba de nuevo el empuje de las jugadoras de nuestro primer equipo, cargadas (¡aun sin acierto!) de muy buenas intenciones. Con todo, la sombra nos mantenía únicamente a ocho puntos de distancia. Un margen lo suficientemente accesible como para convencerse, una vez más, de que es nuestra luz (¡no nuestra oscuridad!) lo que realmente nos asusta.
Claro que al mismo tiempo que las nuestras, aparentemente reanimadas tras el (adverso) desenlace del segundo periodo, saltaron a cancha las jugadoras del conjunto aragonés, en una dinámica inevitablemente ascendente que les permitió no sólo contener el empuje de las nuestras sino anotar un (extraordinario) 5/9 triples que mantuvo durante todo el tercer cuarto la diferencia en el marcador en torno a la decena de puntos. Siete puntos sin fallo de Tamara Abalde (que sumaría 21 puntos, 11 rebotes y 21 de valoración al final del encuentro), evitaron que las de Víctor Lapeña, lanzadas en busca de su quinta victoria de la temporada, sentenciaran el partido. Roneeka Hodges (17 puntos), Katarina Tetemondova (3/7 triples), y Snezana Aleksic (3/4 triples) completaron un enorme tercer periodo (43-60) que a la postre sería decisivo. Y es que pese a la reacción de las nuestras, liderada una vez más por Tamara Abalde (capaz no sólo de reanimar a nuestro equipo, sino de inquietar por unos minutos al conjunto aragonés), la iniciativa en el marcador (50-60) seguía siendo visitante. Con todo a su favor, Mann-Filter ahogó un muy buen último periodo de Sarah Imovbioh (11 puntos y 10 rebotes, 13 de valoración) y Hailey Dunham (16 puntos, 5 rebotes, 15 de valoración), que en su segundo partido con nuestro primer equipo dejó detalles de muchísima calidad. Jenkins primero, y Natalie Van den Adel después, sentenciaron poco a poco un choque que seguro servirá a las nuestras para reaccionar de cara a los dos últimos compromisos (frente a Star Center-Uni Ferrol y C.B. Al-Qázeres Extremadura) de la primera vuelta, dos duelos directos en la dura pugna por abandonar los puestos más comprometidos de la clasificación.
Nuestro mayor miedo es que tenemos una fuerza desmesurada; es nuestra luz y no nuestra oscuridad lo que más nos asusta. Empequeñecerse no ayuda al mundo. Y al dejar brillar nuestra propia luz (¡al liberarnos de nuestros miedos!), inconscientemente damos permiso a los demás para hacer lo mismo. Se acerca el final de la primera vuelta, pero ¡esto no ha hecho más que empezar! Las piezas comenzarán a encajar, las sombras por fin se disiparán, y las nuestras, mucho más responsables (y/o conscientes) volverán a brillar.
Jorge @AceroPereda
Comunicación C.D. CREF